El día 25 de noviembre es el Día Internacional Para la Eliminación de la Violencia contra Mujeres y Niñas y, desde hace unos años, la Fundación Esperanza Pertusa se une a la campaña de la Organización de las Naciones Unidas “Pinta el Mundo de Naranja” una campaña cuyo objetivo es crear alianzas para acabar con todos los tipos de violencia contra las mujeres y niñas pero también dar voz a las mujeres que la han sufrido.

En el 2019 la campaña se centra en la violencia sexual y en los efectos psicológicos adversos que produce en las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, que afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas, además de la estigmatización que sufren las víctimas  y las actitudes que las culpan que siempre tienen consecuencias tangibles y muy dolorosas para las personas sobrevivientes. 

La ONU pone de relevancia la importancia de crear una cultura del consentimiento para lograr relaciones sexuales sanas, enseñando a las niñas y a los niños la importancia del consentimiento desde la infancia. Es una parte esencial de la educación sexual integral para empoderar a la población a través del conocimiento de sus derechos. Una forma de acabar con los tabúes relacionados con el consentimiento es crear espacios seguros e interactivos para hablar sobre el tema y educar a las niñas en la importancia que este tiene.

La Fundación Esperanza Pertusa colabora con numerosas asociaciones e instituciones tanto nacionales como internacionales que trabajan por acabar con cualquier tipo de violencia hacia las mujeres.

 

Con este proyecto estamos contribuyendo al Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 con el cual se pretende lograr la igualdad real entre los géneros y al Objetivo de Desarrollo Sostenible 17 cuyo fin es crear alianzas entre diferentes entidades y sectores para contribuir al progreso y lograr los objetivos.