La insostenible situación en Siria no es un problema puntual, sino que afecta al resto del mundo. Y no solo en Siria: también en Irak, Irán, Pakistán… millones de personas huyen de su país en busca de una segunda oportunidad, de esperanza para sus familias ante un panorama desolador entre guerra y guerra.

Europa aparece en el horizonte como la única salvación para muchas personas, que ven en el Viejo Continente un pulmón para huir de la barbarie.

En este contexto, y tras una visita de Laura Lizancos, de Families4Peace y Natalie Gidrón de KARAM a las instalaciones de Gioseppo, la Fundación Esperanza Pertusa decide aportar su grano de arena. Con la donación de calzado y una partida económica para  Grecia, la Fundación apoya la labor de ambas asociaciones en la reestructuración de Moria, el mayor campo de refugiados en esta isla griega que acabó arrasado a causa de un incendio.

En dicha visita, Esperanza Pertusa valoró la iniciativa como una intención de crear sinergias y “transformar la realidad para mejorar la vida de los seres humanos”, tras visualizar un vídeo sobre el día a día de los refugiados en la odisea que tienen que pasar hasta llegar a las costas griegas.

La donación por parte de la Fundación Esperanza Pertusa de la firma de calzado Gioseppo se destina, a través del coordinador de la ONG danesa Team Humanity Salam Aldeen, al alquiler de una nave para dar cobijo a aquellas familias que lo han perdido todo y a un almacén donde disponer del resto de elementos donados. Además, las cantidades donadas también tuvieron como objetivo dotar de transporte, una Casa de la Paz para acoger a refugiados en situación límite, ropa, alimentos y productos de higiene. Los productos donados tienen como destino diferentes campos de refugiados en la frontera albano/macedonia, fronterizos a Tesalónica, así como a otros asentamientos dentro del territorio griego (OreoKastro, Softex, Petros, NuevaKavala, KaraTepe y Moria).

El trabajo de organizaciones como Team Humanity, Families4Peace y Karam es indispensable para la recuperación de estas familias, que buscan una nueva vida huyendo del medio y del peligro, dejándolo a sus espaldas. Su agradecimiento a Gioseppo y a la Fundación Pertusa no hace más que reafirmar la necesidad de colaborar con las familias más necesitadas en estos momentos difíciles para tantas vidas humanas.