Hay días que hacen que te replantees todos tus problemas, en los que pones en perspectiva tu vida diaria y comienzas a reflexionar. Esta semana la Fundación Esperanza Pertusa tuvo la oportunidad de vivir uno de estos días junto a trabajadores de Gioseppo y jóvenes con diversidad funcional de la Asociación ANDA. Karla, Jose Luis, Ariadna, Olivier, Federico, Nerea, Gema, Jose Miguel, Esperanza y Laura compartieron una jornada de voluntariado corporativo que será difícil de olvidar.

Durante la mañana asistimos a una terapia con leones marinos en la que pudimos participar y aprender tanto de los animales como de los jóvenes. Estas terapias son una herramienta motivacional en la que se estimula la autoestima de los participantes, además de una forma diferente de interactuar con los animales.

Además realizamos un recorrido por las instalaciones del Río Safari, momento en el que pudimos aprender más del proyecto de Enriquecimiento Ambiental. Según explicaba Anabel Ibáñez, responsable de educación y sensibilización del Río Safari, esta actividad hace que los animales “salgan de la rutina, mediante la estimulación de sentidos como el olfato o la vista y de habilidades como la caza”. Tanto los jóvenes de ANDA como los trabajadores de Gioseppo pudieron alimentar a los animales con helados de frutas o alimentos escondidos en objetos realizados con materiales biodegradables.

Ha sido una jornada donde además de vivir experiencias únicas, hemos podido compartir juegos y emociones con estos jóvenes. Para ellos, según nos ha explicado Cristina Barrachina, integradora socio-laboral de ANDA, es una oportunidad no solo lúdica, para salir de su rutina, sino que además han podido poner en práctica lo que aprenden en el aula: socialización, psicomotricidad fina, coordinación…Y nosotros hemos recibido infinidad de cariño.

Una experiencia que nos ha reforzado como equipo y que, como ha comentado Olivier, trabajador de Gioseppo, “nos hace reflexionar sobre la vida”.

Mayo 2018