En todo el mundo existe la imperiosa necesidad de fomentar en las jóvenes el estudio de carreras STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.). En España, sólo el 8% de las niñas de 15 años asegura que quiere estudiar Informática, mientras que casi el 25% de los niños de esa edad afirma querer hacerlo. Según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, sólo uno de cada cuatro estudiantes de ingeniería es mujer, aunque más de la mitad de los estudiantes universitarios son mujeres. Es necesario romper estereotipos, poner en valor y sacar a la luz referentes femeninos que tenemos en áreas STEM.

Con esa necesidad en mente surge el coloquio “GIRLS4TECH: AN OPPORTUNY FOR A BETTER WORLD” organizado por la Fundación Esperanza Pertusa junto a la Real Academia de Ingeniería a través de su proyecto Mujeres e Ingeniería. Este diálogo entre Nuria Oliver y Njideka Harry estuvo dirigido a autoridades del Estado, autoridades académicas, mujeres en altos puestos directivos y medios de comunicación para destacar la necesidad de que las niñas accedan a estudios STEM, de su impacto a nivel nacional y global y de algunas propuestas para su incorporación.

Más allá de destacar la importancia de que más niñas estudien carreras científicas y tecnológicas, Girls4Tech: An opportunity for a better world puso el foco en el liderazgo que ejercen las mujeres que ocupan altos cargos en empresas tecnológicas y en la importancia de destacar su cometido.

Njideka Harry, CEO de Youth for Technology Foundation, y miembro del World Economic Forum puso el foco de atención en la importancia de que las mujeres “realicen estudios científicos y tecnológicos, para poder acceder a los puestos de liderazgo del futuro para que así se conviertan en referentes y rompan los estereotipos que existen alrededor de estos empleos”. Harry también contó los excelentes resultados de los programas de mentorización como el Girls4Tech que realizan en Kenia para el fomento de vocaciones científico-tecnológicas dirigido a niñas. Este programa es el que la Fundación apoya con el objetivo de mentorizar a la siguiente generación de líderes africanas.

Durante el coloquio, Nuria Oliver, una de las científicas más destacadas de España, miembro del Grupo de Sabios de la Sociedad de la Información y la Agenda Digital y directora de investigación en Data Science en Vodafone apuntó que la presencia de mujeres en el campo de la ingeniería y la informática ha descendido considerablemente en los últimos años, dado que a mediados de los ochenta era del 40 % en América y Europa Occidental y en la actualidad los porcentajes se sitúan alrededor del 10 % y, “con suerte”, alcanzan el 20 %. “Estas cifras se deben revertir, porque vivimos en un mundo tecnológico en el que niños, mujeres y hombres usamos mucha tecnología y estamos perdiendo mucha innovación por no tener equipos diversos”, ha añadido.

Según declaró Javier Pérez Vargas, Director Gerente de la Real Academia de Ingeniería, “lo más importante es acabar con estereotipos tan falsos como dañinos y fomentar el conocimiento y el estudio de las ciencias, la tecnología y la ingeniería desde los pequeños sin sesgos de género. Existen evidencias de que en primaria las niñas comienzan a relacionar el mundo tecnológico con los hombres y eso hay que cambiarlo”.

GIOSEPPO ha creado una colección eco-solidaria y una campaña de sensibilización sobre esta temática para fomentar las carreras tecnológicas en niñasñ. Esperanza Navarro, patrona de la Fundación Esperanza Pertusa y directora de RRHH y Responsabilidad Corporativa de GIOSEPPO subrayó la necesidad de “empoderar a más mujeres para que entren en el debate más importante, la construcción de un nuevo mundo. Creemos que el desarrollo tecnológico tiene que estar al servicio de la humanidad, orientado a mejorar la vida de las personas, sobre todo de aquellas que más lo necesitan. Si las mujeres no participan en esta reflexión, el futuro resultante será mucho peor tanto para nosotras como para las que nos sigan”.